Autoevaluación precisa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Autoevaluación precisa

Mensaje por Renuncia el Sáb 26 Ago 2017 - 23:44

Este tema es para intentar mejorar nuestra baja autoestima, llevando a cabo lo que se conoce como “autorretrato”. La baja autoestima esconde muchas veces una dificultad para percibirse con claridad a uno mismo, filtrando la consciencia de todos sus rasgos positivos y centrándose sólo en las supuestas debilidades.

Al realizar esta autoevaluación no tratamos de autoengañarnos con cualidades positivas que no se poseen, se trata de darle mayor visibilidad a las cosas buenas que tenemos y reducir la importancia de aquellas menos deseables. Es un ejercicio de introspección para describirnos a nosotros mismos de forma precisa y clara. Evidentemente no lo he ideado yo, está sacado de mis “apuntes”.  Jiji

Sé que esto no es la panacea, nuestra autoestima no va a subir por arte de magia ni nuestros aspectos negativos van a desaparecer. Pero hay algo en lo que sí creo que este ejercicio puede servir de ayuda si ponemos algo de compromiso. Ayuda a recordar y a reconocer mejor nuestras cualidades positivas y, aún más importante, a describir con precisión nuestras debilidades, de forma específica y no peyorativa. Porque podemos llegar a ser realmente crueles con nosotros mismos usando palabras como “gorda”, “feo”, “fracasado”, “inútil”, “amargada”… insultos que, además, como se verá más adelante, no son realistas o son muy parciales. Con este ejercicio se puede aprender cómo el simple hecho de modificar nuestro vocabulario tiene efectos en cómo podemos llegar a sentirnos.

En cada mensaje iré poniendo los pasos a seguir para hacer esta autoevaluación.
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Paso 1: Inventario del concepto de mí mismo

Mensaje por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:06

Paso 1: Inventario del concepto de mí mismo

Se trata de escribir el mayor número posible de palabras o frases que nos puedan describir en las siguientes áreas:

- Aspecto físico: incluye las descripciones de nuestra altura, peso, aspecto facial, cualidades de la piel, pelo, tipo de indumentaria, así como descripciones de zonas corporales específicas como cuello, pecho, cintura y piernas.
- Cómo nos relacionamos con los demás: incluye descripciones de nuestras dotes y debilidades en las relaciones íntimas y en las relaciones con los amigos, familia y compañeros, así como la forma de relacionarnos con extraños en diferentes marcos sociales.
- Personalidad: describimos nuestros rasgos de personalidad positivos y negativos.
- Cómo nos ven los demás: Describimos las dotes y debilidades que nuestras personas más cercanas perciben en nosotros.
- Rendimiento en los estudios o trabajo: Incluimos la descripción de la forma en que afrontamos las principales tareas en lo relativo a estudios o  trabajo.
- Ejecución de tareas cotidianas: Podemos incluir descripciones de áreas como higiene, salud, mantenimiento de nuestro entorno vital, preparación de alimentos, cuidado de hijos y cualquier otra forma de cuidado de las necesidades personales o familiares.
- Funcionamiento mental: Aquí incluimos la valoración de lo bien que razonamos y resolvemos problemas, de nuestra capacidad de aprender y crear, de nuestra cultura general, nuestras áreas de conocimiento especiales, formación particular, intuición, etc.
- Sexualidad: Cómo nos percibimos y nos sentimos a nosotros mismos como personas en el ámbito sexual

Una vez realizado el inventario volvemos atrás y asignamos un signo positivo (+) en las cosas que representan aspectos de nosotros mismos que nos gustan. Lo que consideramos debilidades o nos gustaría cambiar lo marcamos con signo negativo (-) y lo que consideramos neutral lo dejamos sin marcar.


Ejemplo

1. Aspecto físico

Grandes ojos marrones (+)
Pelo negro rizado (+)
Tez aceitunada (+)
Piel clara, de aspecto joven (+)
Dentadura de caballo (-)
Pecho plano (-)
Nariz fea (-)
Buen aspecto con vestidos tipo años 30 (+)
No necesito maquillaje (+)
Vientre obeso (-)
Muslos gordos (-)
Caderas bien formadas (+)
160 cm, 52 kg
Me gustan los vaqueros y camisetas, la ropa informal
Cuello largo


2. Cómo me relaciono con la gente

Afectuosa (+)
Abierta (+)
Aceptante y flexible (+)
No puedo poner límites y decir no (-)
Demasiado aceptante y luego resentida (-)
Buena comunicadora (+)
Amena (+)
Postiza con los amigos (-)
Socialmente competente (+)
Buena oyente (+)
No puedo pedir lo que quiero (-)
Incómoda con extraños (-)
Protectora (+)
Mantengo los compromisos (+)
Uso la culpa para obligar a otros a hacer las cosas (-)
A veces ataco y me burlo de otras personas (-)


3. Personalidad

Responsable (+)
Divertida (+)
Abierta, extrovertida (+)
Amigable (+)
Odio estar sola (-)
Excesivamente confiada (-)
Antipática cuando no hago las cosas a mi gusto (-)
A veces irritable (-)
Me encanta estar atareada (+)


4. Cómo me ven los demás

Persona indecisa (-)
Entrometida (-)
Olvidadiza (-)
Pierde todo (-)
Positiva (+)
Competente (+)
Poco culta (-)
Divertida (+)
Fuerte (+)
Independiente (+)
Afectuosa (+)
Desordenada (-)
Irritable (-)


5. Rendimiento en el trabajo

Dispuesta (+)
Esforzada, motivada (+)
Agradable (+)
Asequible a la gente (+)
Hiperestresada (-)
Inquieta (-)
Atontada por teléfono (-)
Evito las ventas por teléfono (-)
Experta en mi campo (+)
Buena vendedora (+)
Torpe con el papeleo (-)


6. Desempeño de las tareas cotidianas

Olvido las citas (-)
Hago las cosas tarde (-)
Buena higiene (+)
Buena y rápida cocinera (+)
Desordenada (-)
Escrupulosa con los dientes (+)
Escrupulosa con la seguridad y limpieza de los míos (+)
Hago compras idiotas (-)
No me inquieta mi aspecto (+)


7. Funcionamiento mental

Mala discutidora y argumentadora (-)
Me aturden las cosas que pasan en el momento (-)
Pereza mental (-)
Ilógica (-)
Me gusta aprender cosas nuevas (+)
Curiosa por la forma de funcionar las cosas (+)
Mente rápida (+)
Poco creativa (-)


8. Sexualidad

Habitualmente excitada, interesada (+)
Acepto las iniciativas sexuales de mi pareja (+)
Inhibida (-)
Siento temor a empezar (-)
Comunico bien mis preferencias sexuales (+)
Puedo expresar los sentimientos sexualmente (+)
Puedo sentirme muy rechazada y deprimida (-)
Pasiva (-)



Este paso nos sirve para demostrar que tenemos tanto aspectos positivos como negativos. Es posible que en algunas personas la mayoría de aspectos negativos se concentren en una o dos áreas del inventario. Si esto es así significa que su autoestima general es buena, solamente tiene algunos puntos débiles, por lo que en este caso no tendrá que trabajar tanto por su autoestima como una persona que tenga sus aspectos negativos dispersos por todo el inventario.
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Paso 2: Lista de mis debilidades

Mensaje por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:10

Paso 2: Lista de mis debilidades

Ahora cogemos un folio en blanco y hacemos dos columnas. En la columna de la izquierda escribimos cada apartado que tuvo una calificación negativa. En la columna de la derecha tratamos de revisar cada uno de estos aspectos. Esto sirve para reconocer que no hay nada malo en tener defectos. Todo el mundo los tiene y no hay una sola persona que no pudiera hacer una lista de cosas en las que le gustaría ser diferente. El problema es que usamos nuestras debilidades para lanzarnos ataques destructivos. Al revisarlas y racionalizarlas reducimos el daño que nos producen ¿Cómo hacerlo? Siguiendo cuatro reglas básicas:

1) Usando un lenguaje no peyorativo: las palabras tienen un gran poder para hacer daño. Las denominaciones negativas devoran nuestra autoestima. No hay que decir “tengo dentadura de caballo”, hay que decir “dientes de delante salidos”. Hay que eliminar de nuestra lista palabras como estúpido, inútil,  gordo, feo, etc. Hay que desterrarlas totalmente de nuestro vocabulario de autodescripción.

2) Usando un lenguaje preciso: No hay que exagerar ni embellecer los rasgos negativos.  Hay que revisar los aspectos de nuestra lista de debilidades para que sean puramente descriptivos. El término “muslos gordos” es, además de peyorativo, inexacto. La descripción exacta es “muslos de 45 cm”. “Torpe con el papeleo” es inexacto y es mejor reformularlo como “ocasionalmente me olvido de escribir cosas en las hojas de pedido”.

3) Utilizar un lenguaje específico en vez de general: Hay que eliminar términos como todo, siempre, nunca, totalmente, etc. Hay que reescribir la lista de forma que la descripción se limite a la situación, marco o relación particular donde aparece el rasgo. El rasgo “odio estar sola” se puede cambiar por “me pongo nerviosa o ansiosa cuando estoy sola en casa después de las ocho o las nueve de la noche. “Pierdo todo” se puede cambiar por “ocasionalmente pierdo las llaves o el jersey”. Así esta debilidad se hace menos global y maligna. El problema ya no es general, si no que se da sólo en determinadas ocasiones y con determinadas personas.

4) Encontrar excepciones o dotes correspondientes: Por ejemplo al decir “tengo pereza mental” podemos indicar algunas excepciones como “me aburren las cuestiones políticas o filosóficas y el pensamiento abstracto, pero me gusta pensar en las motivaciones e impulsos de la conducta humana”. O en vez de “soy torpe en el debate” podemos decir “no tengo suficientes argumentos o instinto de machacar. Lo que me gusta, sin embargo, es que no tengo por qué tener la razón siempre. No me siento derrumbada cuando la gente discrepa de mí”


Ejemplo (lista revisada de debilidades; Versión Original – Versión Revisada)

1. Aspecto físico

Dentadura de caballo – Dientes frontales prominentes
Gruesa barriga – Cintura de 66 cm
Piernas gordas – Muslos de 45 cm
Pecho plano – Sostén talla 65
Nariz fea – Nariz proporcionalmente larga


2. Cómo me relaciono con los demás

No puedo poner límites o decir que no – Dificultad en decir no a mi amiga cuando necesita o pide ayuda
Demasiado aceptante y luego me arrepiento – Dejo que mi amiga haga lo que tiene que hacer, pero si no presto suficiente atención a veces me arrepiento
Postiza con los amigos – Reacia a expresar mi enojo con los amigos
No puedo pedir lo que quiero – Soy razonablemente afirmativa con los compañeros de curso y con mi familia, pero no con cierta amiga
Me siento incómoda con extraños – Incómoda con extraños en reuniones sociales
Uso la culpa para conseguir cosas – A veces hago que mi hermano se sienta mal cuando no hace lo que le pido
A veces sermoneo y abronco a mi hermano – La gran mayoría de veces le doy apoyo, pero algunas veces le abronco porque no ayuda en la casa o elude responsabilidades



*No puedo poner el ejemplo con los ocho apartados del inventario porque sería alargar esto demasiado, pero espero que se entienda.


Última edición por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:21, editado 1 vez
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Paso 3: Enumeración de mis dotes

Mensaje por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:15

Paso 3: Enumeración de mis dotes

Este paso puede resultar difícil porque estamos poco acostumbrados a sentir orgullo de nosotros mismos. Nos cuesta reconocer las cosas apreciables que tenemos. Volvamos al “inventario de concepto de mí mismo” del paso 1 y repasemos los aspectos marcados con signo positivo. Leemos estos aspectos positivos y también intentamos pensar en otras cualidades o capacidades no citadas antes. Pensemos en los cumplidos que nos han hecho, recordemos pequeños éxitos, lo que hemos superado y lo que ha llamado nuestra atención. Hay un ejercicio práctico para recordar las cosas que apreciamos en nosotros mismos:

Pensemos unos momentos en las personas que más hemos querido o admirado. ¿Qué cualidades tienen o tenían esas personas para ganarse nuestro afecto o admiración? ¿Qué nos hace realmente querer a alguien? Escribamos las cualidades que más apreciamos en estas personas. Preguntémonos cuáles de estas cualidades se dan en nosotros. Busquemos ejemplos de nuestro pasado o presente. Podemos sorprendernos al encontrar que muchas de las mismas cualidades que nos impulsan a cuidar y respetar a los demás están presentes en nosotros. Tomémonos todo el tiempo del mundo en analizar bien este punto.

Tras esto construimos una nueva lista, pero esta vez de dotes. Al igual que con la lista de debilidades, hacemos dos columnas, una para nuestras dotes originalmente apuntadas en el inventario y las “recordadas” durante este paso, y la otra columna para revisar dichas cualidades positivas. Podemos volver a escribirlas en frases completas, utilizando sinónimos, adjetivos y adverbios para ello. Pero también es importante que al revisarlas tratemos de retirar todos los “cumplidos forzados”. Imaginémoslo como una carta de presentación, como un currículum de nuestras virtudes, sin exagerarlo ni falsear la realidad pero siendo bondadosos y generosos con nuestros dones.


Ejemplo (lista revisada de dotes; Versión Original – Versión Revisada)

1. Aspecto físico

No necesito maquillaje – Tengo un color natural excelente



4. Cómo me ven los demás

Divertida – Tengo un fino sentido del humor que la gente aprecia realmente
Independiente – Cuando realmente importa puedo recurrir a mí misma y no pedir ayuda a los demás. Tengo un fuerte núcleo de energía y resolución que todos saben apreciar.



*Igual que en el paso 2, se hace con las ocho áreas del inventario


Última edición por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:19, editado 1 vez
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Paso 4: Nueva descripción de mí mismo

Mensaje por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:19

Paso 4: Nueva descripción de mí mismo

En este paso se trata de unir las listas revisadas de fuerzas y debilidades para obtener una descripción de nosotros mismos de carácter preciso, equitativo y soportante. Que reconozca las debilidades que deseamos poder cambiar pero también las dotes personales que forman innegablemente parte de nuestra identidad. Hay que incluir las de las versiones revisadas (paso 2 y 3), no las del inventario original del paso 1.


Ejemplo (descripción fusionando dotes y debilidades revisadas)

Mido 1’60, peso 52 kg; tengo grandes ojos castaños, una nariz proporcionalmente larga, labios carnosos, dientes frontales protuberantes, cabello oscuro rizado y tez clara de aspecto joven. Tengo un color natural excelente. Mido 66 de cintura, 45 cm de muslos y tengo unas caderas bien formadas.

Soy una persona afectuosa y amigable, que se comunica bien. Soy razonablemente afirmativa con los compañeros del curso y con mi hermano. Tengo dificultad en pedir lo que quiero y en poner límites a mi amiga y a algunas personas. Conecto con facilidad con una persona aunque soy reacia a expresar enojo. Tengo una buena relación con mi familia. En ocasiones regaño y abronco a mi hermano por sus quehaceres y el orden. Soy buena oyente y tengo intuición con las personas.

Soy una persona extremadamente responsable. Tengo un sentido del humor fino y perceptivo que la gente aprecia realmente. Me esfuerzo realmente por ser cariñosa. Disfruto cuando la familia está reunida en casa por las noches, y me resulta difícil quedarme sola después de las ocho o las nueve de la noche. Realmente me gusta la gente, aunque a veces me esfuerzo demasiado por agradar.

Los demás me ven como una persona positiva, competente y fuerte. Pero tiendo a ceder ante…
(Seguir así hasta obtener un párrafo por cada una de las ocho áreas descritas al inicio)


Importante, adoctrinarse a uno mismo
La nueva descripción de nosotros mismos puede valer su peso en oro. Debemos interiorizarla bien. Dice el autor que es recomendable leerla para sí en voz alta, lenta y cuidadosamente, al menos dos veces al día durante un mes, que es el mínimo tiempo necesario para empezar a cambiar la forma de pensar espontánea  de nosotros mismos. Esto puede parecer una tontería, pero igual que aprendemos la letra de una canción casi sin darnos cuenta por escucharla y tararearla una y otra vez, de la misma forma podemos aprender una forma de concebirnos más misericorde y exacta al leer cada día esta descripción.
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Paso 5: Congratularme de mis dotes

Mensaje por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:28

Paso 5: Congratularme de mis dotes

Hemos enumerado las cualidades de nosotros mismos que apreciamos. Pero esto no significa nada cuando no podemos recordarlas. Cuando la crítica nos azota por ser estúpidos, egoístas, o tener miedo a la vida, debemos recordar nuestras dotes para poder responderle. Debemos ser capaces de decir:  “Espera un minuto, no escucho nada de eso. Sé que soy creativa, generosa con mi hermano y que intenté abrirme camino con cuarenta años”.

Esto desde luego no es sencillo. En los momentos en que nos sentimos abatidos es más fácil recordar y aferrarnos a las crueles palabras que nos hemos dicho durante tanto tiempo que a las dotes realistas que hemos elaborado en este proceso. Por eso es recomendable desarrollar un sistema de recuerdos diarios. Si nos hemos tomado la molestia y el tiempo necesario para realizar los 4 pasos anteriores y llegar hasta aquí es muy aconsejable incidir en este paso. Porque aunque hemos conseguido desarrollar una autodescripción sana y precisa, nuestro cerebro está muy acostumbrado a pensar de forma peyorativa. Y aquí se trata de “engañarlo”. Engañarlo no es la palabra correcta, porque las dotes que hemos conseguido reconocer en el fondo sabemos que son ciertas y nos sentimos orgullosos de ellas. Pero al cerebro, que está muy acostumbrado a evaluarnos en negativo, hay que  convencerlo continuamente e influirlo para que se adapte a nuestra nueva evaluación. No sé si me explico...

Existen tres métodos que ayudan a tener presentes nuestras cualidades positivas:


1. Afirmaciones diarias
Una forma de recordar nuestras dotes es combinar varias de ellas en una afirmación. Es simplemente una afirmación positiva de una frase que nos repetimos a intervalos a lo largo del día:

Ejemplo
- Soy una persona afectuosa, abierta y aceptante
- Soy una persona divertida y agradable y hay gente que lo aprecia
- Soy competente y esforzada y realmente buena en lo que hago


Podemos escribir una nueva afirmación cada mañana. Debe ser algo que podamos creer de nosotros mismos, que nos proporcione confort y apoyo. Debemos tener presente nuestra afirmación durante todo el día y si hace falta, repetirla como un mantra. La debemos utilizar cuando nos sintamos estresados o autocríticos, usándola como un talismán, un conocimiento asegurador que nos dice que somos una persona buena y valiosa.


2. Carteles de recuerdo
Otro método que se puede utilizar junto a las afirmaciones. Escribimos una afirmación con letras bien visibles en un trozo de papel o tarjeta. Podemos hacer copias y ponerlas en la mesita de noche, en el espejo, en la puerta o incluso en la nevera. Zonas en las que seguro pasaremos alguna vez durante el día y nos servirán de recordatorio. Y cada día se pueden ir rotando de lugar. Es otra práctica que puede parecer absurda pero hay personas que dicen que esto les ayuda a reforzar y fortalecer su sensación de suficiencia personal.


3. Integración activa
Cada día, seleccionamos tres dotes de nuestra lista. Repasamos las situaciones del pasado que ilustran esas cualidades particulares. El método se llama así porque la lista de dotes deja de ser un montón de palabras y se transforma en recuerdos específicos. Nos ayuda a creer y recordar que las cualidades positivas realmente nos son aplicables. Es recomendable hacerlo con toda la lista, al menos una vez.

Ejemplo
 - Agradable: La vez que Fulanita dijo que yo tenía una personalidad encantadora y Menganita dijo que le hacía sonreir.
 -Competente: Tengo la tercera mejor nota del curso, y eso es algo condenadamente bueno teniendo en cuenta que aquí hay gente muy buena
   y mi experiencia es escasa.
 -Independiente: Cuando mi expareja me abandonó pude apañármelas sin él y salí adelante, aquí estoy.



No dejan de ser métodos muy simples y hasta pueden parecer tontos, pero repito, si no hacemos cosas como estas que nos recuerden que no somos personas miserables, casi con toda seguridad no tardaremos en volver a evaluarnos de forma peyorativa y todo habrá quedado en saco roto. No se pierde nada por intentarlo.
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Reflexión

Mensaje por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 0:29

Esto es todo. A mí realmente me ha servido esta práctica. Desde luego se necesita tiempo y ser muy constante, sobre todo al principio. No ha hecho que ahora sea una persona súper confiada ni que deje de castigarme a mí mismo en algunos aspectos. Pero sí que me ha ayudado a no macharme tanto ni a tener una imagen global tan negativa de mí mismo. Con el tiempo no se hace tan necesario estar todo el día pendiente de recordar mis dotes, de alguna forma se han interiorizado un poco. Cada cierto tiempo es inevitable tener “recaídas”, pero en esos momentos vuelvo a revisar mi descripción, mi lista de cosas positivas e incluso si es necesario vuelvo a recurrir a dejar notas con afirmaciones positivas en mi mesita de noche para verlas cada mañana al levantarme o incluso llevarlas en el bolsillo cuando estoy fuera de casa. Y estas recaídas duran mucho menos tiempo y no son tan agresivas como el malestar perpetuo y continuo que sentía hace tiempo.

Además, algo curioso que he notado: pasados unos años desde que hice mi propio inventario de mí mismo (paso 1) me puse a hacer otro nuevo. Y al compararlo con el anterior, que tenía guardado y olvidado en un cajón, comprobé que el nuevo contenía más cosas positivas. Bien puede ser porque al tener mejor autoestima había cosas negativas que ya no las considero como tales, o bien porque algunas cosas poco deseables que tenía las he podido mejorar.

Así que si puede servir para ayudar a alguno de vosotros, me alegraré de verdad. Un abrazo.
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Galleta el Dom 27 Ago 2017 - 4:52

Muchas gracias!!! Y por el tiempo empleado. Esto es de gran ayuda y mañana mismo voy a hacer la lista. Se agradecen post de ayuda!
avatar
Galleta
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 125

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Desdibuja el Dom 27 Ago 2017 - 14:18

okey Menudo proceso de introspección... muy completo. Tomo nota. Muchas gracias! @Renuncia, por tu generosidad al compartir una información tan valiosa que puede ayudar a mejorar nuestra autoestima, la cual es base de todo lo bueno y lo malo que nos afecta emocionalmente.


A propósito del tema, comentar algo como yo lo percibo pero que obviamente no tiene por qué ser acertado. Los cambios empiezan por uno mismo para sentirse mejor con uno mismo (lo cual es lo más importante) pero, si tanto nuestro entorno personal como nuestro entorno social, no nos miran con ojos positivos (ya sea a nivel del físico o de las aptitudes) y no nos dan oportunidades de cambio, el proceso estará incompleto. La sensación de "todo sigue igual", de que nada cambia con respecto a los demás, es la guerra más dura de batallar.
avatar
Desdibuja
Usuario Experto
Usuario Experto

Mensajes : 619

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Renuncia el Dom 27 Ago 2017 - 15:21

De nada, @Galleta y @Desdibuja, gracias a vosotras por tomaros la molestia de leer y comentar.

Desdibuja escribió:A propósito del tema, comentar algo como yo lo percibo pero que obviamente no tiene por qué ser acertado. Los cambios empiezan por uno mismo para sentirse mejor con uno mismo (lo cual es lo más importante) pero, si tanto nuestro entorno personal como nuestro entorno social, no nos miran con ojos positivos (ya sea a nivel del físico o de las aptitudes) y no nos dan oportunidades de cambio, el proceso estará incompleto. La sensación de "todo sigue igual", de que nada cambia con respecto a los demás, es la guerra más dura de batallar.

Me alegra que lo menciones porque creo recordar que también tengo técnicas para afrontar las críticas de los demás (no sabes lo que has hecho, has despertado a la bestia Risa ).

Probablemente estés pensando que llevar al mismo tiempo tantas cosas de este tipo es agotador. Que si estar haciendo técnicas para autoevaluarme de forma positiva, por otro lado hacer técnicas para que la crítica no me afecte tanto… Y no te faltaría razón.

Algo que no he tenido en cuenta es que esta técnica de autoevaluación puede no ser de mucha utilidad si antes no se tiene un poco de práctica detectando pensamientos irracionales y no sobredimensionando los problemas. Para que se me entienda, cuando yo empecé mi terapia no comencé por esto, ya que esto se puede considerar un paso más avanzado y antes sería más aconsejable tener una base, por así decirlo.

He pensado que durante esta semana, que todavía tengo tiempo libre antes de que terminen mis vacaciones, puedo ir subiendo todos mis “apuntes”, abriendo un tema para cada causa. Ordenándolos de forma que más o menos vayan desde el más sencillo de asimilar hasta otros más precisos. Empezando por el que consiste en detectar los pensamientos distorsionados, que sería el más básico y asequible. Si no tienes mucha experiencia o crees que este tema no te ayudaría demasiado, puedes probar a leer el tema que abriré en breve, y si te convence puedes empezar por ahí (tú y cualquiera, por supuesto).


avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Desdibuja el Dom 27 Ago 2017 - 18:06

Intuía que tenías una bestia dormida por ahí, todo un honor haberla despertado. Risa

Entiendo, me hago cargo de que el proceso es más complejo y le faltan piezas por encajar en distinto orden. No era mi intención "ponerte deberes", pero si algún día tienes tiempo y ganas para crear más temas de ayuda, no hay palabras con las que agradecértelo, @Renuncia. :smile:
avatar
Desdibuja
Usuario Experto
Usuario Experto

Mensajes : 619

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Mr. Nadie el Dom 27 Ago 2017 - 19:55



No puede estar mejor explicado y más bien ejemplificado, enhorabuena okey . Una pregunta quizás demasiado personal, ¿cuánto tiempo llevas de terapia?

Puedo dar un testimonio, si no igual, sí parecido. Cuando empecé en la terapia más duradera, la psicóloga me pidió que escribiera en una hoja lo que consideraba mis defectos o, más bien, cosas a cambiar. Guardé la hojita en mi cartera y con esa tendecia al síndrome de Diógenes que tengo la tuve guardada años y años. Pasada más de una década, en otra terapia me pidieron lo mismo y recordé aquella hoja, la saqué. Comprobé con cierto estupor que más de la mitad (son veinte puntos) seguían igual o peor. Ahí se me vino el alma a los pies, por dos razones: primera, sentir que hay cosas que no puedo cambiar de mi personalidad y que me joden mucho. Y segunda, al centrarme en sólo lo negativo y olvidar lo que sí logré modificar me di cuenta que estar en una terapia era tontería. Sencillamente no me lo creo. Al tiempo me rendí.

Me tienta hacer este tipo de actividades - me encanta todo lo que active mi oxidado coco rolleyes -, pero sé que acabaría por hundirme todavía más.
avatar
Mr. Nadie
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 110

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Renuncia el Lun 28 Ago 2017 - 0:43

Mr. Nadie escribió:No puede estar mejor explicado y más bien ejemplificado, enhorabuena okey . Una pregunta quizás demasiado personal, ¿cuánto tiempo llevas de terapia?

La terapia en sí misma con psicólogo duró un año. Actualmente, y desde hace años, no acudo a ningún profesional. La razón es que ya sé todo lo que necesito saber. Como me gusta decir, me han enseñado el camino, pero recorrerlo me corresponde a mí.  No estoy curado de la fobia social, nunca voy dejar de ser tímido ni de sentir miedo y ansiedad ante algunas situaciones. Pero sí es verdad que he mejorado bastante, tengo poco que ver con la persona que era hace unos años (por suerte) y estoy contento por ello.

Mr. Nadie escribió:Puedo dar un testimonio, si no igual, sí parecido. Cuando empecé en la terapia más duradera, la psicóloga me pidió que escribiera en una hoja lo que consideraba mis defectos o, más bien, cosas a cambiar. Guardé la hojita en mi cartera y con esa tendecia al síndrome de Diógenes que tengo la tuve guardada años y años. Pasada más de una década, en otra terapia me pidieron lo mismo y recordé aquella hoja, la saqué. Comprobé con cierto estupor que más de la mitad (son veinte puntos) seguían igual o peor. Ahí se me vino el alma a los pies, por dos razones: primera, sentir que hay cosas que no puedo cambiar de mi personalidad y que me joden mucho. Y segunda, al centrarme en sólo lo negativo y olvidar lo que sí logré modificar me di cuenta que estar en una terapia era tontería. Sencillamente no me lo creo. Al tiempo me rendí.

Pero dices que sí hay cosas que lograste modificar ¿no? Sólamente que lo habías olvidado por tu tendencia a la negatividad. Pero objetivamente están ahí, incluso eres capaz de darte cuenta ahora. Es comprensible esto que dices, si pasaron más de diez años y tuviste esa hoja olvidada, es normal. Durante ese tiempo te debieron ocurrir muchas cosas negativas, y se necesita mucha constancia para tener siempre presente nuestra motivación. De todas formas no es mi intención cuestionarte, por desgracia es verdad que estas cosas no sirven para todo el mundo. Cada uno de nosotros somos un mundo en sí mismo, con nuestras particularidades, experiencias y situaciones incomparables.
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Geralt el Lun 28 Ago 2017 - 17:34

Que buen post, me gusta. Lo haré en un par de semanas cuando tenga tiempo :smile:

Muchas gracias por subir "tus apuntes", seguramente a muchos nos servirá. Sobretodo si hay gente que nunca ha ido un psicólogo y le gustaría saber en qué consiste un poco la terapia.





Mr. Nadie escribió:            Puedo dar un testimonio, si no igual, sí parecido. Cuando empecé en la terapia más duradera, la psicóloga me pidió que escribiera en una hoja lo que consideraba mis defectos o, más bien, cosas a cambiar. Guardé la hojita en mi cartera y con esa tendecia al síndrome de Diógenes que tengo la tuve guardada años y años. Pasada más de una década, en otra terapia me pidieron lo mismo y recordé aquella hoja, la saqué. Comprobé con cierto estupor que más de la mitad (son veinte puntos) seguían igual o peor. Ahí se me vino el alma a los pies, por dos razones: primera, sentir que hay cosas que no puedo cambiar de mi personalidad y que me joden mucho. Y segunda, al centrarme en sólo lo negativo y olvidar lo que sí logré modificar me di cuenta que estar en una terapia era tontería. Sencillamente no me lo creo. Al tiempo me rendí.

La pregunta no iba para a mí.. pero igualmente quería comentarte que yo tb siento un poco lo que comenta @Renuncia, es cierto que no te vas a curar sólo yendo a terapia durante unos meses o años... probablemente nunca llegues a "curarte" porque al final este tipo de trastornos están muy metidos en nuestro modo de comportamiento (personalidad..), pero yo creo que si que te hace darte cuenta de que no eres exactamente como los demás (cada persona tiene problemas, sólo que a algunos se nos nota más que a otros... Wink), y que por lo tanto, tenemos que esforzarnos más si queremos llevar una vida lo más normal posible (trabajo, grupo de amistades, sentirse cómodo en la familia...).

Además, la terapia te da las herramientas básicas (que debes intentar tener siempre en mente), para afrontar los problemas y sobretodo, nuestros propios pensamientos (y recaídas), quiero decir, la terapia no te cura, la única forma de curarte es que tu tomes "las riendas" de tu vida y trabajes día a día con el objetivo de mejorarte a ti mismo. Algo así, como el típico tío que va al gimnasio y se pasa todos los días 1-2 horas levantando pesas, a lo mejor tiene a un entrenador que le dice qué comer y qué ejercicios hacer, pero el ejercicio lo tiene que hacer el tío por si mismo.
avatar
Geralt
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: Autoevaluación precisa

Mensaje por Renuncia el Lun 28 Ago 2017 - 23:43

Geralt escribió:Además, la terapia te da las herramientas básicas (que debes intentar tener siempre en mente), para afrontar los problemas y sobretodo, nuestros propios pensamientos (y recaídas), quiero decir, la terapia no te cura, la única forma de curarte es que tu tomes "las riendas" de tu vida y trabajes día a día con el objetivo de mejorarte a ti mismo. Algo así, como el típico tío que va al gimnasio y se pasa todos los días 1-2 horas levantando pesas, a lo mejor tiene a un entrenador que le dice qué comer y qué ejercicios hacer, pero el ejercicio lo tiene que hacer el tío por si mismo.

@Geralt, estoy totalmente de acuerdo contigo. No hay que pecar de falso optimismo pensando que esto nos va a curar. Pero tampoco negarse a intentarlo, porque cualquier mejora por leve que sea ya es deseable.
avatar
Renuncia
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 156

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.